Ir directamente a la información del producto
1 de 1

Holiday and Art

Niños jugando a las damas

Niños jugando a las damas

Precio habitual $2.00 USD
Precio habitual Precio de oferta $2.00 USD
Oferta Bajo demanda
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.

SKU:

La obra de Barry Lungu capta maravillosamente la esencia de un popular pasatiempo zimbabuense: una escena en la que dos chicas jóvenes juegan a las damas. El vívido uso del color en este cuadro desempeña un papel crucial a la hora de dar vida a la escena y evocar una sensación de emoción.

En primer lugar, la elección de los colores es sorprendente. Lungu combina hábilmente una paleta de tonos ricos y cálidos con otros más fríos para crear una composición visualmente estimulante. Los tonos cálidos, como los rojos profundos y los marrones terrosos, evocan una sensación de calidez y familiaridad, recordando al espectador el ambiente acogedor y comunitario que suele asociarse a los juegos de mesa tradicionales jugados con la familia y los amigos. Estos colores cálidos también confieren intimidad a la escena, atrayendo al espectador hacia el cuadro y haciéndole sentir parte del momento.

En cambio, Lungu utiliza colores más fríos, como azules y verdes, colocados estratégicamente para crear equilibrio y armonía. Estos tonos más fríos no sólo crean un fondo tranquilizador, sino que también ayudan a resaltar los temas del cuadro: las niñas absortas en su juego. La yuxtaposición de colores cálidos y fríos no sólo crea un contraste visual atractivo, sino que también simboliza la interacción dinámica y el compromiso de las figuras.

Además, las proporciones de la obra están muy cuidadas. Lungu presta gran atención a los detalles, asegurándose de que las niñas, el tablero de ajedrez y el niño que las observa tengan proporciones realistas. Esta atención a las proporciones añade profundidad y dimensión a la escena, haciéndola parecer tridimensional y realista.

En última instancia, es la interacción de estos colores cuidadosamente elegidos y las proporciones ejecutadas con precisión lo que da vida al cuadro de Barry Lungu. Los colores añaden energía y emoción a la escena y permiten al espectador sentir la emoción y la expectación del partido. Mediante el hábil uso del color y las proporciones, Lungu consigue capturar un fragmento de la cultura zimbabuense e invita al espectador a compartir la alegría y la camaradería de esta tradición atemporal.

Presentado en lujoso papel mate A6 (14,8 x 10,5 cm), cautiva por su calidad sin igual.

Descubra más de su cautivadora obra en nuestro sitio web www.zimholidayandart.com

Ver todos los detalles